POSTRERA INVOCACIÓN  | Walt Whitman

Al fin, dulcemente, dejando los muros de la fuerte mansión almenada, el duro cerco de las cerraduras, tan bien anudado; la guardia de las puertas seguras, sea yo liberado en los aires. ♦ Con sigilo sabré deslizarme; pon tu llave suave en la cerradura y, con un murmullo, abre las puertas de par en par, … Continúa leyendo POSTRERA INVOCACIÓN  | Walt Whitman