Poema: NOCTURNO DIFUNTO | Elías Nandino

A la memoria de mi padre En vida nunca pude llevarme con mi padre. Cuando este murió, la muerte, milagrosamente, le dio vida dentro de mi corazón. Desde que despojado de tu cuerpo te escondiste en el aire, yo siento mi existencia más honda en el misterio, como si mis manos, alargadas por las tuyas…

Cuento: LA PARTIDA  |  Leónidas Barletta

Trajeron agua del río, y se lavó, despacio. —Mire, Adelina, deme una camisa limpia —dijo con voz ahogada—, quiero irme decente. La mujer le anudó el pañuelo al cuello y le peinó el cabello largo alrededor de las orejas. —Bueno; me voy —dijo con una exaltación ahogada—. Tráigame el rebenque grande, ¿quiere? Los ojos, chiquitos,…