EL DILEMA DE LA VIDA | Pablo D’ Ors

Yo, naturalmente, no sé bien qué es la vida, pero me he determinado a vivirla. De esa vida que se me ha dado, no quiero perderme nada: no solo me opongo a que se me prive de las grandes experiencias, sino también y sobre todo de las más pequeñas. Quiero aprender cuanto pueda, quiero probar…

Poema: LA NOCHE OSCURA DEL ALMA | San Juan De La Cruz

estando ya mi casa sosegada. A oscuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a oscuras y en celada, estando ya mi casa sosegada. En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía. Aquésta me…

LA VIDA ¿CUÁNDO FUE DE VERAS NUESTRA?  |  Octavio Paz

La vida.. ¿cuándo fue de veras nuestra? ¿cuándo somos de veras lo que somos? Bien mirado no somos, nunca somos a solas sino vértigo y vacío, muecas en el espejo, horror y vómito, Nunca la vida es nuestra, es de otros, la vida no es nadie, todos somos la vida —pan de Sol para los…

LA MUERTE COMO POLARIDAD | Eduardo Grecco

Los hombres tienen mapas mentales sobre la muerte, creencias que condicionan la manera de enfrentar esta experiencia. Para algunos es un tránsito lineal, pero para otros se presenta, esencialmente, en la conciencia como polaridad: se muere a esta vida, se nace a otra; se pierde esta existencia, se amanece a una nueva. Para unos la…

LOS CELTAS: RITUALES FUNERARIOS | Manuel Yañez Solana

Los primitivos celtas intentaron comunicarse con las fuerzas infernales para conocer lo que sucedía más allá de la muerte. Los druidas les habían enseñado a una serie de rituales funerarios, por medio de los cuales se pretendía calmar a los enemigos del otro mundo. También se efectuaban los entierros en fosas, la más profunda de…

SOBRE LA COMPASIÓN | H. P. Blavatsky

No puedes recorrer el Sendero antes de que te hayas convertido en el Sendero mismo. Haz que tu Alma preste oído a todo grito de dolor, igual que el loto pone al descubierto su corazón para absorber el sol de la mañana. No permitas que el Sol ardiente seque una sola lágrima de dolor antes…

TODO TIENE SU TIEMPO | Eclesiastés

Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el Cielo: Su tiempo el nacer, y su tiempo el morir. Su tiempo el plantar, y su tiempo el arrancar lo plantado. Su tiempo el matar, y su tiempo el sanar. Su tiempo el destruir, y su tiempo el edificar. Su tiempo el llorar, y…

Poema: NOCTURNO DIFUNTO | Elías Nandino

A la memoria de mi padre En vida nunca pude llevarme con mi padre. Cuando este murió, la muerte, milagrosamente, le dio vida dentro de mi corazón. Desde que despojado de tu cuerpo te escondiste en el aire, yo siento mi existencia más honda en el misterio, como si mis manos, alargadas por las tuyas…