Poema: LA NOCHE OSCURA DEL ALMA | San Juan De La Cruz

estando ya mi casa sosegada. A oscuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a oscuras y en celada, estando ya mi casa sosegada. En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía. Aquésta me…

Poema: LA VISITA | Luis G. Urbina

Ha de venir. Vendrá. ¿Cuándo?… No sé. Muy pronto. Escucho ya su voz remota y sus pisadas oigo. Abre la puerta, Alma; que no te tenga que llamar. Y que esté dispuesto todo: apagado el fogón, limpia la casa, y el blanco cirio de la fe, en el fondo. Ha de venir. Vendrá. Calladamente me…

Poema: NOCTURNO DIFUNTO | Elías Nandino

A la memoria de mi padre En vida nunca pude llevarme con mi padre. Cuando este murió, la muerte, milagrosamente, le dio vida dentro de mi corazón. Desde que despojado de tu cuerpo te escondiste en el aire, yo siento mi existencia más honda en el misterio, como si mis manos, alargadas por las tuyas…

Cuento Sufi: CAMBIAR | Anthony De Mello

El sufí Bayazid dice acerca de sí mismo: De joven yo era un revolucionario y mi Oración consistía en decir a Dios: «Señor, dame fuerzas para cambiar el mundo» A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma,…

Poema: EN PAZ | Amado Nervo

Muy cerca de mi ocaso yo te bendigo, vida, porque nunca me diste esperanza fallida, ni trabajos injustos, ni pena inmerecida. Porque veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que si extraje la miel o la hiel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel…

Cuento: CONDUCTA EN LOS VELORIOS | Julio Cortázar

No vamos por el anís, ni porque hay que ir. Ya se habrá sospechado: vamos porque no podemos soportar las formas más solapadas de la hipocresía. Mi prima segunda, la mayor, se encarga de cerciorarse de la índole del duelo, y si es de verdad, si se llora porque llorar es lo único que les…

Poema: RECOMENDACIÓN | Thich Nhat Hanh

Prométeme,prométeme hoy mismo,prométeme ahora,con el Sol en lo altojusto en el cenit,prométeme:aun si te abatencon una montaña de violencia y odio,aun si te pisan y aplastancomo a un gusano,aun si te rompen y destripan,que recordarás, hermano,recordarásque el hombre no es nuestro enemigo. Lo único digno de ti es la compasión:invencible, ilimitada, incondicional. Y un día,…

Cuento: LA CIUDAD DE LOS MUERTOS  |  Kahlil Gibrán

Ayer me aparté de la bulliciosa muchedumbre y me interné en los campos, hasta una colina sobre la que la Naturaleza había desplegado sus atractivas galas. Ahora sí podía respirar. Miré hacia atrás, y la ciudad surgió ante mí con sus magníficas mezquitas y suntuosas residencias, velada por el humo de las fábricas. Comencé a…