IMPERMANENCIA | Ajahn Chah

Las condiciones existen a partir de los cambios.

Usted no puede impedirlo.

Sólo piense: ¿Podría usted exhalar sin inhalar? ¿Eso haría que se sienta bien? ¿O sólo puede inhalar?

Queremos que las cosas sean permanentes,

pero eso no puede ser.

¡Es imposible!

Si usted se da cuenta de que todas las cosas son impermanentes, todo su pensamiento, gradualmente, se desarrollará y no necesitará pensar demasiado.

Dondequiera que surja cualquier cosa, todo lo que necesita decir es: «¡Ah!… ¡de nuevo» ¡Sólo eso!

Todo discurso que ignora la incertidumbre no es el discurso de un sabio.

Si usted, realmente observa la incertidumbre con lucidez, entonces verá aquello que sí es cierto.

La certidumbre es que las cosas,

inevitablemente son inciertas,

y que no pueden ser de otra manera.

¿Lo entiende? Solamente sabiendo esto usted podrá conocer al Buda, podrá reverenciarlo apropiadamente.

Si su mente trata de decirle que ya ha alcanzado el nivel del sotapanna, vaya y reverencie a un sotapanna. Él mismo le dirá que es incierto.

Si usted conoce a un sakadagami, vaya y ríndale homenaje, cuando él lo vea, sencillamente le dirá: «No es cosa segura».

Si hay un anagami, vaya e inclínese ante él. Él sólo le dirá una cosa: «¡Incierto!».

Incluso si conoce a un arahant, vaya y ríndale homenaje.

Él le dirá, todavía con más firmeza: «¡Todo es aún más incierto».

Escuchará las palabras de los Nobles: «¡Todo es incierto, no se aferre a nada».

En algunas ocasiones he ido a visitar viejos lugares religiosos con templos antiguos. Algunos de estos lugares podrían estar resquebrajados.

Tal vez uno de mis amigos observaría:

«¡Qué pena! ¿No? Está resquebrajado».

Yo tendría que responder: «Si no estuviesen resquebrajados, entonces no habría tal cosa como el Buda. No habría Dhamma. Está resquebrajado así porque está perfectamente de acuerdo con la enseñanza del Buda».

Todas las condiciones siguen su propio curso natural.

Ya sea que riamos o lloremos sobre ellas,

sólo siguen su propio curso natural.

Y no hay conocimiento científico que pueda evitar este rumbo natural de las cosas.

Usted puede ir al dentista con el propósito de hacerse ver las muelas, pero aun cuando él pueda arreglarlas, ellas finalmente seguirán su curso natural. Con el tiempo, aún el dentista tendrá el mismo problema.

Todo al final se desintegra.

¿Qué es lo que podemos dar por cierto?

Nada.

No hay nada más que sensaciones.

Surge el sufrimiento, se queda, y luego se va. Entonces la felicidad reemplaza al sufrimiento —sólo eso. Fuera de ello no hay nada. Sin embargo, somos personas perdidas corriendo y aferrándonos a las sensaciones continuamente.

Las sensaciones no son reales, sólo los cambios.

¬Ajahn Chah

Libro: No. (Reflexiones)

Photo by Vidar Nordli Mathisen /Unsplash

***

.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s