Poema: LA VISITA | Luis G. Urbina

Ha de venir. Vendrá.

¿Cuándo?… No sé. Muy pronto.

Escucho ya su voz remota

y sus pisadas oigo.

Abre la puerta, Alma; que no te tenga

que llamar. Y que esté dispuesto todo:

apagado el fogón, limpia la casa,

y el blanco cirio de la fe, en el fondo.

Ha de venir. Vendrá. Calladamente

me tomará en sus brazos. Así como

la madre al niño que volvió cansado

de correr bosques y saltar arroyos.

Yo le diré en voz baja: “Bienvenida”,

y sin miedo, ni asombro,

me entregaré al Misterio,

pensaré en Dios y cerraré los ojos.

¬Luis G. Urbina

Photo by Clay Kaufmann/Unsplash

***

.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s